Con la llegada del verano a nuestras vidas, también llega la jornada intensiva laboral. Se entra a trabajar más temprano pero también se vende antes del lugar de trabajo. A continuación, vamos a dejar unos cuantos consejos relacionados con la jornada laboral intensiva y cómo llevarla a la mejor manera. 

Con la llegada del verano a nuestras vidas, también llega la jornada intensiva laboral. Se entra a trabajar más temprano pero también se vende antes del lugar de trabajo. A continuación, vamos a dejar unos cuantos consejos relacionados con la jornada laboral intensiva y cómo llevarla a la mejor manera. 

  1. Un buen libro: Adquirir, pedir prestado o tomar la clase de la biblioteca, las opciones que tenemos para hacer con un buen libro, una opción muy divertida para aprovechar las calurosas tardes de verano. Un libro que se convierte en el mejor compañero que que, te lo puedes llevar a cualquier parte.
  2. El audiovisual, un gran aliado: En verano tenemos mucho tiempo libre, en algunas ocasiones no apetece salir a la calle por las altas temperaturas, mientras esperamos que pasen las horas más fuertes se puede aprovechar para todas las series y películas pendientes. Desconectar el día y los días en un buen maratón.
  3. Vivir un día como turista en tu propia ciudad: Lo dicho, disfrutar de tu ciudad desde otro punto de vista. Nadie mejor que tú conoce los lugares que te esconden en tu ciudad. Visita un museo o acude a una exposición por la tarde, cuando normalmente estas trabajando. Es el momento de aprovechar para sumergirse en el aspecto más cultural que te rodea.
  4. El deporte no es bueno: Se suele poner como excusa la falta de tiempo para practicar deporte, en verano no vale. Cualquier actividad que hagas, por ligera que el mar va a hacer que tu cuerpo recargue las pilas y te sientas más motivado.
  5. ¡Cuánto tiempo !: Esa frase en verano debe desaparecer, aproveche esta época para reencontrar con familiares, amigos y conocidos, quedad sin excusas.
  6. Apuntarse a lo que sea: Inscribirse en una actividad es una buena opción siempre. Te entretienes, aprendes cosas nuevas y conoces a otras personas permitiéndote salir de tu zona de confort
  7. Vuelva a conectar: Salir de la ciudad y pasar el día en la naturaleza es otra opción, acudir a un bosque, una playa o una montaña es una buena excusa para recargar energía.
  8.  Compañeros: Los compañeros de trabajo con los que tomas café, acudes a reuniones y tenéis objetivos comunes pueden pasar la escala del compañero a la amistad. Las tardes tienen una buena opción para ampliar lazos realizando una actividad en común con tus compañeros.
  9. Date un capricho: Haz algo que mejore tu salud mental y física, siempre que estés preocupado por los familiares, los amigos dejamos de lado nuestros propios problemas que no sean por nosotros, menos importantes. Es importante conceder un tiempo, aprovechar para visitar un spa, ir a una actividad de solos y volver a conectar con nosotros mismos, es fundamental para poder hacerlo con el entorno que nos rodea.
  10. Descansa: También puedes pasar el día sin hacer nada si es lo que te apetece. Elige el sitio, la bebida y la comodidad y contempla tu entorno, a veces es necesario parar y ver las cosas desde fuera para disfrutar.  
Facebook
Twitter
Google+
LinkedIn
YouTube