Los intentos de fraude por accidente de tráfico ante las aseguradoras alcanzan ya cifras de un 10% del total.  Lo más común a la hora de intentar llevar a cabo un fraude a una aseguradora es simular daños más graves de lo que realmente son ya que en este ámbito la culpabilidad y la intensidad de las lesiones son determinantes para estimar la cantidad de la compensación.

Extraemos estas conclusiones de un reciente estudio, también concluye que las tentativas de fraude se concentran en el segmento de los automóviles, ya que hasta el 4% de los casos de robo de vehículos son simulados, mientras que el agravamiento de lesiones o daños producidos alcanza el 6%.

Otro hándicap es que las aseguradoras suelen ofrecer indemnizaciones a la baja en la mayoría de los casos y también realizan análisis exhaustivos para evitar el fraude.

Para que se pueda dar el caso de una posible reclamación, previamente se debe determinar la culpabilidad o no del asegurado en el accidente, para esto será necesario contar con parte de la autoridad competente.  También sirven como pruebas tanto el informe de urgencias como los posibles testimonios de testigos que presenciasen el accidente.

En cualquier caso entre litigar personalmente con las aseguradoras o contar con un intermediario la diferencia es importante, ya que al contar con una correduría como intermediario podrás contar con profesionales formados expresamente para actuar como intermediarios con las compañías. Desde Ores & Bryan contamos con un estupendo equipo de profesionales dispuestos a asesorarte en cualquier momento.

Facebook
Twitter
Google+
LinkedIn
YouTube