Mejorar los hábitos después de las vacaciones de veranos es uno de los procesos que más preocupa a la mayoría de la población. Los excesos provocan una sensación de bienestar o placer durante su disfrute pero con la vuelta a la rutina, se dan fenómenos como la depresión postvacacional.

Para lograr un buen estado físico y psicológico, es importante atender a los distintos factores tanto internos como externos de nuestro cuerpo, algo a lo que no se le presta mucha atención debido a que normalmente nos focalizamos en uno de ellos, el físico.

A continuación, vamos a ver cuatro formas de recuperar los buenos hábitos después del verano:

  1. Cuidar la piel:  La exposición al sol, el sudor y el agua de la piscina entre otras cosas dañan mucho la piel, por eso es muy necesario que esta esté hidratada. Para ello hay que utilizar cremas humectantes, mascarillas hidratantes, sérum reparador y dormir 8 horas.
  2. Hacer deporte: Comenzar a hacer deporte calentando y terminar estirando para evitar lesiones. Tener paciencia y comenzar poco a poco para evitar las agujetas y no tener una sensación negativa del deporte.
  3. Comer de forma equilibrada:  Realizar cinco comidas al día, consumir 5 piezas de frutas y verduras y beber 2 litros de agua diarios. Comer pescados y mariscos tres o cuatro veces en semana, no cocinar mucho los productos para que no pierdan sus propiedades, evitar las comidas precocinadas, los alimentos azucarados y el alcohol.
  4. Preparar la mente para el síndrome vacacional: Retomar el horario de sueño habitual unos días antes de comenzar el trabajo. Si has vuelto al trabajo y sufres los síntomas de cansancio, apatía e incluso ataques de ansiedad, los principales consejos son madrugar un poco más de lo habitual para acostumbrarse, realizar ejercicio y tener una mentalidad optimista y retomar el trabajo progresivamente, si se puede.

Seguros de Salud http://www.nospreocupamosporti.es/seguros-nos-preocupamos-por-ti/

 

 

Facebook
Twitter
Google+
LinkedIn
YouTube